El mundo ha visto como un nuevo protagonista del deporte está causando sensación y sumando muchos dólares a un floreciente negocio que no para de crecer.

El running, lo vemos en la televisión, copando más espacio en el mundo de la publicidad y las calles, los parques, los espacios al aire libre cuentan cada vez más con un número mayor de Runners. Estos corredores necesitan zapatos, ropa, complementos vitamínicos, bebidas energéticas, gadgets para monitorear su desempeño y eso ha activado un mercado muy atractivo.

En el caso de España, por ejemplo, algunos estudios revelan que se hacen alrededor de 100 carreras cada fin de semana en diferentes distancias, 5k, 10 k, media maratón y maratones. El movimiento estimado está alrededor de los 300 millones de euros al año, una cifra nada despreciable.

elegir zapatillas de deporte

Aunque la mayoría de las carreras se hace con una buena intención, que es la de apoyar a organizaciones que hacen trabajo social, representan una magnífica oportunidad para colocar a la vista de todos, marcas de productos que saben de la importancia que tiene la salud para los consumidores actuales. La publicidad que se coloca en el recorrido, la ropa usada por participantes aporta importantes sumas de dinero que movilizan a su vez todo tipo de productos que tienen que ver con la actividad en sí, como ropa, zapatos, dispositivos tecnológicos de avanzada, entre muchos otros.

Existe una especia de actividad contagiosa que incorpora a mucha gente año a año. Los datos revelan que su impacto en la economía es muy saludable. En España se vendieron en un año zapatillas por el orden de 2.274.074 millones de pares, con un precio promedio de 67 euros, solo multiplicas y te darás cuenta de la importante cantidad que esto representa.

Y eso es solo parte del equipamiento necesario para correr, la industria textil da cuenta de unos 300 millones de euros en ingresos al año.

Participar en una prueba como la San Silvestre de Madrid, tiene un coste de 20 euros, con  derecho a camiseta-dorsal, además de chip de cronometraje, el seguro y la asistencia médica durante. En Europa un runner gasta en promedio en la participación  —incluyendo el hospedaje— alrededor de los 400 euros, ahora cuando se habla de viajar de Europa a un maratón como el de Nueva York la cifra se eleva hasta sumar los 3.000 euros.

carreras populares

Para equiparse con lo básico un runner europeo gasta más o menos unos, 100 euros, entre camiseta, pantalón y las zapatillas. Pero esta cantidad puede subir y llegar en promedio hasta unos 750 euros, si necesitas usar mallas, cortavientos, camisetas térmicas, relojes con medidor de velocidad y GPS, ritmo, distancia, entre otros dispositivos.

El running congrega a altos ejecutivos de empresas, profesores, amantes de la naturaleza, médicos, personas de los más variados oficios, todos seducidos por la increíble atracción de esta actividad que está de moda y que sigue expandiéndose con una velocidad impresionante y que al mismo tiempo está alimentando a un mercado en franca expansión que tiene como estrellas a la ropa deportiva y los dispositivos digitales.

Sobre El Autor