Las razones para hacerlo son diferentes, disfruta el camino y obtén tú victoria.

La hazaña de un hombre llamado Filípides ha seguido corriendo por el tiempo, desde el 490 antes de Cristo hasta nuestros días. Expiró después de correr más de 40 kilómetros diciendo: “Hemos ganado”. El soldado había sido enviado a dar la noticia de la victoria de los griegos sobre los persas quienes tenían 3 veces más soldados en batalla que ellos, en la hoy recordada Maratón.

La promesa persa de violar y matarlos a todos después de la victoria había sentenciado a la ciudad. Ante lo que parecía inevitable, las propias madres habían dispuesto ya matar a sus hijos y destruir la ciudad, los persas solo conseguirían muerte y escombros para celebrar su victoria; pero el corredor había salvado a la ciudad y a sus habitantes.

Ese valor y osadía, es la energía que sigue moviendo a millones de personas que hoy siguen sus pasos haciendo running. En conmemoración a aquella gesta se estableció la carrera llamada Maratón y su distancia es de 42 kilómetros, que según los entendidos, es más o menos la distancia que recorrió aquél noble soldado griego, en tiempos de la batalla de Maratón.

maraton puente

Entre los maratones más famosos de la actualidad encontramos el de Nueva York, que congrega unas 2 millones de personas, es un espectáculo masivo y de gran cobertura mediática. Los participantes que acuden viven una experiencia sobrecogedora, estar en esa multitud, en uno de los eventos deportivos más importantes del planeta es una gran victoria. La gran mayoría tiene esta maratón como una gran meta, se trata de la lucha de la mente con el cuerpo, no es un asunto meramente físico, las piernas se duermen de tanto correr; pero ver a otros que pueden hacerlo hace que desde lo más profundo de ti surja la voluntad, como la que tuvo Filípides en su momento, para conquistar la gloria. Para algunos la gloria es participar, para otros, llegar a la meta y para otros más aptos y mejor entrenados, por supuesto es la victoria de la carrera.

Terminar una carrera como esta es como llegar al Everest, es algo que pocos pueden lograr, de hacerlo, estarás en la lista de los que lo han logrado y eso se siente muy bien. Cada vez son más lo que lo logran, eso significa que el trabajo, la disciplina, el empeño, la paciencia son llevadas por estos atletas a niveles máximos de exigencia, la voluntad de runner supera al dolor físico, al agotamiento, y eso es una muestra de valor enorme.

maratona di roma

Esa fuerza que nos mueve a hacer las cosas, esa voluntad, es la que permite al hombre alcanzar lo que parece imposible. No se gana en una lotería, no se trata de una declaración, si decides ser runner debes hacer, debes entrenar, con paciencia, disciplina y dedicación, no importará si es un mal día, si llueve o si no te provoca hacer nada, hay que levantarse y correr, correr y correr. En la medida que lo haces, sientes como te vas llenando de fuerza para seguir, cada paso te permite avanzar hacia la meta, cada meta te lleva a una meta siguiente y a otra y a otra.

Si haces la distancia prevista, ahora la vas a hacer en menor tiempo, y luego en mejores condiciones que antes. Después de la media maratón (21 kilómetros) todo es mental, tu cuerpo parece el de un títere manejado por tu voluntad. Te ayudarán la estrategia, la técnica, la concentración y finalmente la fuerza más poderosa de todas, tu decisión de seguir y seguir hasta alcanzar lo que te has propuesto.

Sobre El Autor